BORN FROM A SPEAR
El olivo tiene un origen divino. Según la mitología griega, en la disputa entre Palas Atenea y Poseidón por el patronazgo de Atenas, Poseidón, a golpe de tridente, creó el caballo, fuerte, rápido y ágil, mientras que Atenea con su lanza hizo brotar el olivo... del que no solamente sus frutos serían buenos para comer sino que de ellos se obtendría un líquido extraordinario que serviría para alimento de los hombres, rico en sabor y en energía, para aliviar sus heridas y dar fuerza a su organismo, capaz de dar llama para iluminar las noches...”. El olivo fue más valorado por los dioses y Atenea fue la elegida para dar nombre a la incipiente ciudad.

You may also like

Back to Top